martes, 13 de diciembre de 2011

RETRATO DE LA UTOPÍA IMPOSIBLE

"FRATERNITY"
Guión: JUAN DÍAZ CANALES Dibujos: JOSÉ LUIS MUNUERA
ASTIBERRI EDICIONES
Como toda persona que se precie de leer libros o tebeos, disfrutar de una buena película o saborear historias que traten de sorprendernos en un mundo en que casi nada lo hace, dos veteranos de la historieta llegan en versión española de la mano de Astiberri con un tomo editado no hace demasiado que compila los dos volúmenes en que se ha publicado esta obra ya en Francia. Sinceramente estuve tentado de comprar los libros franceses por poder disfrutar de las dos portadas, pero azar, casualidad y buen precio me pusieron delante esta muy recomendable edición y no lo dejé pasar. 
Hablaba de veteranos porque Juan Díaz Canales tiene suficiente "Blacksad" detrás para hacer sombra imparable a otras ideas tan diferentes como su "Los Patricios" editado por Dib Buks. Y ahora de nuevo cambia de registro y sorprende con una historia basada en la realidad de “New Harmony”, una comuna creada y financiada por el socialista utópico Robert Owen en 1825 en Indiana, Estados Unidos. A esa época y con trasfondo similar, nos lleva el guionista con acierto: introduciendo poco a poco personajes presentes y pasados que nos cuentan en creíbles diálogos la historia de New Fraternity, comuna situada en un lugar imposible donde el retrato crudo de la Guerra de Secesión norteamericana añade un elemento fantástico que recuerda también a la cerrada sociedad de la película "El Bosque", con monstruo incluido (la portada de esta edición, originalmente del segundo tomo francés, es bastante explicita sobre esto)...
Y aquí entra en juego la elección de José Luis Munuera, gran triunfador en Europa donde han tenido merecido éxito títulos suyos como "Les Potamoks", con Joann Sfar, "Merlin" (con Sfar y Morvan) o unos inolvidables tomos de "Spirou" con Morvan y Yann que nunca me cansaré de recomendar. Pero es tras su "El juego de la luna" (Astiberri 2009) que Munuera da también cierto giro a su pincel y toma un camino ágil, de dibujo suelto y de un dinamismo tal que guión y dibujo parecen en ciertas escenas un storyboard vivo de una idea e historia verdaderamente sólidas.
Habiendo leído esta versión del tirón, no entiendo como pudieron aguantar los franceses el desarrollo de una trama con tal infinidad de mensajes y referencias, pero que no deja de entretener y cautivar en ningún momento.
Personalmente considero de nuevo el mayor logro de estos dos autores su capacidad de sorprendernos con historias como las de antes, las que se disfrutan tanto contadas como contándoselas tú a alguien más. Léela y que siga corriendo la voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada