jueves, 24 de marzo de 2011

ENTREVISTA CON ARTHUR DE PINS

Trabajando en el mundo de la animación, Arthur De Pins se dio cuenta de que no había espontaneidad entre la ocurrencia de cualquier idea al trabajoso y costoso proceso de fabricación que conlleva la animación, de ahí que derivase a la ilustración y a cómo en Francia llaman a los tebeos: la BD (Bande Desinée), hasta el punto de permanecer en este medio y tan feliz de estarlo como nosotros de leer todas las obras que aquí ha editado DIB BUKS. Ante la apretada agenda del artista previa a su presencia como uno de los autores invitados en la edición de FICOMIC 2011, os traemos este mes una entrevista realizada por fnac.com, quienes amablemente nos han autorizado a su traducción y difusión, donde el autor nos da claves acerca de sus obras más representativas, incluyendo la todavía inédita “La marcha del cangrejo”, que DIB BUKS editará en abril.

Eres un caso aparte como dibujante ya que tu trabajo lo realizas con el ordenador.
Bueno, cada vez más dibujantes en el medio utilizan el ordenador y Photoshop para ayudarse con el color, e incluso algunos dibujan directamente con él. En mi caso utilizo el programa Ilustrator que realiza formas vectoriales y que pocos o ningún autor utilizan. Para mí su encanto reside en la facilidad de dibujar directamente con formas, un poco como si realizases recortables que al final llevan a dibujos verdaderamente curiosos.

Con “Pecados Veniales” entraste de pleno al cómic erótico.
Es curioso que en Francia se habla de un retorno del cómic erótico aunque, bueno, mi primera historia de “Pecados veniales” es de 2002. En todo caso no tiene nada que ver con el cómic erótico que sí triunfaba en los 80 y donde la figura femenina era bastante menospreciada, ni con el de los años 70 donde se trataba de provocar reacciones con situaciones explícitas. Para mí, hoy en día lo bueno del género es que creo que hay un público femenino mucho mayor y que la temática es más cotidiana: de lo que les pasa y viven las parejas, con mucho humor, como en mi caso, en que las figuras y personajes, digamos inocentes y bonitas, cuentan incluso dramas o me permiten ir más lejos de lo que podría si el dibujo fuese realista.

¿Cómo pasas de “Pecados Veniales” a algo tan radicalmente opuesto como “Zombilenium”?
Siempre he tenido otras cosas que contar aparte de las historias de “Pecados Veniales”, pero tenía que encontrar el momento idóneo. En estos casos siempre hay algo que te ayuda a dar ese paso y en mi caso fue Frédéric Niffle, el redactor jefe de la revista “Spirou” que me pidió en 2008 realizar la portada del “Especial Halloween” de la revista. Me pilló de vacaciones y además me sorprendió y cuando le pregunté por qué me lo encargaba cuando no tenía nada que ver con el tipo de universo que yo suelo mostrar, sencillamente respondió “me gustaría ver qué eres capaz de hacer”. La cuestión es que me gustó tanto la idea que me apliqué especialmente en el trabajo. Al final quedó tan encantado con el resultado que me dijo directamente “¿por qué no haces un álbum entero sobre el tema?” Y me lancé a ello. Aunque desde el primer momento tuve claro que haría algo fantástico, pero siempre con un pie en la realidad, por eso me gustó tanto la idea de mezclar un universo de monstruos con el ambiente de una oficina ordinaria. Al final era un poco tratar el mismo ambiente de oficina de “Pecados Veniales” pero sin sexo... y sí, puedo hacerlo (risas). Lo más sorprendente para mí al final es que pese al ambiente fantástico de la obra, hay más temas de adultos que en “Pecados Veniales”, donde los personajes son dibujados como si fuesen personajes infantiles contando cosas de adultos. En “Zombilenium” ocurre lo contrario: los personajes son monstruos, a priori y aparentemente más infantiles, que evolucionan en un universo adulto donde se habla de contratos y cosas que para mí lo convierten más de adultos que “Pecados Veniales”.

¿Cuáles son tus influencias?
Pues con sinceridad la serie “The Office”, da igual la versión inglesa que la americana, sobre todo por el ambiente en la oficina ya que buscaba un contrapunto a los propios monstruos, porque yo no soy para nada fan de las películas de vampiros o zombis. El terror no es un género que me interese excepto cuando hay otros componentes... el ejemplo más claro sería la película “Freaks”, donde el mensaje que hay detrás de la apariencia de los monstruos es verdaderamente fuerte. Otro ejemplo es el libro “Déjame Entrar”, donde un niño establece una relación muy intensa con una niña que resulta ser una vampira; pero el caso es que al elemento fantástico le puede el detalle realista de ser una historia que se desarrollas en los duros suburbios de Estocolmo.

¿De dónde sale el titulo del libro?
Busqué algo que sonase más original que “Zombie Park” e incluso “Zombieland”, que pasó a existir como película mientras yo buscaba título. Entonces empecé a mezclar todo lo posible con temas relacionados con Halloween. Curiosamente cuando seguía buscando leí la trilogía “Milenium” de Stieg Larsson y mezclando sufijos y prefijos llegué al título, que me gustaba como sonaba. Se dio también la casualidad de que veo muchos paralelismos entre la protagonista de “Millenium” y la Gretchen de “Zombilenium”, aunque ésta está basada también en una amiga mía a la que también le gustaba la trilogía con lo cual los círculos comúnes fueron muchos.

¿Cuál es el futuro y el estado de la serie?
Ya he escrito el segundo tomo aunque aún no sé exactamente qué va a pasar en el tercer tomo porque, curiosamente, hay personajes aparentemente secundarios que adquieren más importancia de la que inicialmente tenían y, aunque por supuesto sé como quiero que termine la serie, no sé todavía donde van a llevarme los personajes.
 
¿Qué supone para tí tu nueva obra “La marcha del cangrejo”?
Es la gran historia que quería contar desde 2004 y que surgió de la frustración de no poder convertir en largometraje el famoso corto, demostrando al mismo tiempo la mayor facilidad del cómic para llegar a un mayor número de personas de un modo mucho más fácil y rápido. Tampoco es mi forma habitual de hacer las cosas, pero tenía claro que quería hacer una trilogía aunque seguramente lo que haga después no tenga nada que ver. En el cortometraje de cinco minutos no tenía sentido incluir a ningún protagonista ni héroe, pero al poder extender la historia en cómic hay un héroe e incluso interacción con humanos, aunque estos sean más meros espectadores e incluso un respiro visual a la historia principal de los cangrejos sobre la arena, por cambiar de perspectiva.

¿Criticas nuestra sociedad valiéndote de estos cangrejos?
Realizar una crítica social y política siempre resulta más fácil con la metáfora de los animales, porque en realidad es un reflejo de la sociedad humana y de todos los tipos de opresión. Piensa que hay cangrejos que no es que no quieran girar en otra dirección sino que ni siquiera se plantean que podrían hacerlo porque piensan que seguir siempre la misma línea es el orgullo de su especie

¿Es pues una metáfora política?
Bueno, la historia se desarrolla desde finales de los años 50 hasta los 80 y lo que ocurre en el mundo de los cangrejos, desde el momento en que surge la Inquisición a la Revolución, coincide un poco con esa época en que sitúo la historia: la segunda mitad del siglo XX. No sería lo mismo haber situado la acción en una playa repleta de portátiles como en la actualidad.

* Entrevistas realizadas por el equipo del Canal YouTube de fnac.com
* Preguntas sobre “La marcha del cangrejo” de Christian Marmonnier
* Traducción del francés: Rolo

Links de interés:
http://www.arthurdepins.com/
http://www.lamarcheducrabe-lefilm.com/
http://www.dailymotion.com/video/xbuufg_zombillenium-bandeannonce_creation
http://www.dibbuks.com/


Las videoentrevistas originales para quienes hablan francés:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada