domingo, 15 de julio de 2012

HISTORIA DE MIL VERANOS PARA NO OLVIDAR NUNCA ESTE VERANO


“UNA COLMENA EN CONSTRUCCIÓN” 
LUIS DURÁN
Qué duda cabe que muchos de nuestros mejores recuerdos nacen en los que parecen interminables días y noches de verano cuando apenas cumplimos nuestras primeras décadas de vida y experiencia. Pues bien, Luis Durán te hace sentir no sólo esos, sino muchos otros de los mejores recuerdos que cada uno pueda guardar en su interior de su infancia y su ahora. ¿El motivo? Su detallada forma de contar las vidas de una extensa galería de personajes que conviven todos ellos con obsesiones o historias a las que no han podido poner final desde su situación actual. Así, desde el soñador copista que trabaja en un estudio de arquitectos, padre de gemelas y fan número uno de aquellas amables novelas del Oeste de Marcial Lafuente (yo llegué a conocerlas e incluso leerlas de verdad por la afición de mi propio padre), al psicólogo que una vez soñó con ser pintor, pasando por el probador de juguetes que nunca los tuvo de pequeño o el dueño de una llave sin puerta, asistimos a historias amables de destino inexorablemente entrelazado. Y con un tono sosegado, tranquilo y repleto de detalles en su dibujo de colores débiles, Luis Durán construye una maravillosa y extensa fábula que, una vez leída, llama a la relectura tras darnos cuenta de los engaños de guión, los hábiles trucos de Durán como narrador y su maestría para regalarnos con un libro donde, incluso la más negra realidad, es sólo un posible paso a seguir soñando. Optimismo y nostalgia en viñetas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada