viernes, 21 de junio de 2013

PREMIERE CON SORPRESA DE "GUERRA MUNDIAL Z" EN MADRID

Quien se pase un poco por estas páginas virtuales sabe de mi debilidad por un fenómeno que no parece tener fin como lo es el de las películas de zombis.
Curiosamente, cuando empezaron las confirmaciones definitivas para el estreno de la que parece "película del verano" (2 de agosto en cines), tuve la suerte de leer el brillante y original libro de Max Brooks que han dado vida y titulo a esta película, rodeada de polémicas tanto por   el rodaje como por los supuestos cambios de guión acabada incluso la película.
Lo que no podía imaginar cuando tuve la suerte de ser invitado como periodista a la "Fan Premiere" de la película hoy 21 de junio de 2013, es que, después de una breve presentación por parte de los responsables de Paramount Pictures, en la misma sala del céntrico Cine Capitol el que iba a aparecer iba a ser el mismísimo Brad Pitt en persona.... a un escaso metro de donde estaba sentado y andando hacia el escenario en el que apenas sí ha dicho cuatro palabras a un público entregado (había espectadoras al borde de algo).
Foto: Juan Naharro Gimenez / Getty Images

Foto: Juan Naharro Gimenez / Getty Images
La verdad es que la sorpresa ha sido el preámbulo perfecto para una de las películas sin duda más espectaculares de la temporada veraniega. Con preámbulo escaso, el directo Marc Foster nos mete de lleno en un viaje de pesadilla donde, pese a las referencias directas y situaciones parecidas a las de otras cintas de zombis, es inevitable seguir al personaje interpretado por Brad Pitt, Gerry, como si nos fuese tanto la vida en ello como a él, involucrado en un forzoso viaje a la búsqueda de pistas que ayuden a detener un virus capaz de acabar con millones de personas en horas.
Las alusiones al libro de Max Brook van dejándose caer en una historia completamente diferente, en especial a partir de su segunda parte, aunque la verdad, apenas hay minutos que separen las espectaculares escenas de acción de las siguientes. Toda una montaña rusa visual donde lo que más respeto merece, pese a lo complicado de ciertos planos, ha sido el uso de los efectos especiales en la justa medida para creer una historia en la que el planeta entero es invadido por zombis. Además, para los/as más reticentes, la violencia y visceras gratuitas, a diferencia de Romero, el padre del género, son tan escasos que, de no ser por los buenos maquillajes de ciertos personajes en algunas escenas, la película es casi tan familiar como los valores que predica el protagonista con su propia familia.
Con sinceridad, una película que pienso volver a ver cuando la estrenen oficialmente. Y si todo esto no te convence, sólo vuelve a ver el trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada