sábado, 3 de agosto de 2013

LOBEZNO: PERSONAJE DEFINITIVAMENTE INMORTAL EN LA HISTORIA DEL CINE DE ACCIÓN


THE WOLVERINE
Director: James Mangold 
Guión: Mark Bomback y Scott Frank
Actores: Hugh Jackman (Logan), Tao Okamoto (Mariko), Rila Fukushima (Yukio), Hiroyuki Sanada (Shingen), Brian Tee (Noburo), Hal Yamanouchi (Yashida), Will Yun Lee (Harada), Ken Yamamura (Joven Yashida), Famke Janssen (Jean Grey).
Escribir de cine suele ser algo mucho menos habitual que de tebeos, salvo que lo que haya visto sea un producto tan digno de compartir y recomendar como hace poco lo fue "World War Z", "El hombre de acero" o esta otra que anoche me dejó sin sueño y que hoy no deja de perseguirme con imágenes que todo buen aficionado al cine de acción apreciará y seguro disfruta tanto como lo hice yo anoche. Y es que si la primera película en solitario del sin duda más admirado mutante del cine ya resultaba más que entretenida, ésta, como ya pasase con su compañero en Marvel, Iron Man, ha mejorado por encima de lo esperado en esta nueva entrega.
Basada muy libremente de nuevo en los tebeos que le vieron nacer, lo que queda claro es que, en esta y cualquier otra adaptación de supehéroes, el aficionado al cómic que recuerde que va a ver una película se lo pasará incluso mejor que nadie, por las referencias, los guiños a esas historias de papel con las que muchos hemos crecido. Si, por el contrario, acude como purista con libreta de notas, mejor que se quede en su casa leyendo. El que simplemente sea aficionado al cine de acción, al MEJOR cine de acción, en esta ocasión se va a encontrar con una gran historia de un personaje carismático por naturaleza y encarnado por un camaleónico actor insustituible y perfecto para dar vida a Lobezno, el bien conocido Hugh Jackman. Pero tras la historia (basada, entre otras, en ideas de Frank Miller), se va a encontrar con un más difícil todavía desde casi el inicio de la película. Y pese a que su director, James Mangold, autor de cintas tan diferentes como "En la cuerda floja", "Inocencia interrumpida", "Copland" y "El tren de las 3:10", se maneja correctamente en una cinta donde conversaciones creíbles tienen tanta importancia como la propia acción, falla precisamente en un par de escenas de acción donde el recurso de cámara en mano parece rodado en mitad de un terremoto, más que por un director que debería aprender precisamente de los directores asiáticos a la hora de rodar escenas donde yakuzas se enfrentan a ninjas y al propio Lobezno.
Aún así nada empaña que la película funcione y que se te queden tan grabadas las escenas de peleas como los personajes, algo que, en este tipo de películas muchas veces queda relegado a despliegue de efectos especiales sin sentido. Aquí no sobra nada. Y sólo por ver la pelea entre Lobezno con los yakuza en el techo de un tren bala o su enfrentamiento final, os recomiendo que no perdáis la oportunidad de verla y oírla en pantalla grande, porque impresionante es también la banda sonora de Marco Beltrami y todo el despliegue de efectos visuales y especiales de la empresa neozelandesa Weta.
Ah, por último, no seas de los que sale corriendo en cuanto se encienden las luces. Sin spoilers: te perderás lo mejor de la  película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada